Como afrontar emocionalmente la pérdida de un cliente

Todo freelance, agencia o compañía a lo largo del tiempo tiene que enfrentarse a la pérdida de clientes. En este artículo vamos a repasar todo lo que tienes que hacer para afrontar esta pérdida.

Como afrontar emocionalmente la pérdida de un cliente | Scroolling

Cada cliente puede generar unas emociones muy distintas en tu persona y puede tener un mayor o menor impacto en tu economía en caso de ser freelance o tener una agencia y/o cualquier otro tipo de empresa.

Antes de empezar con el plan para gestionar las emociones que te ha dejado la pérdida del cliente deberías dejar pasar unos minutos para serenarte. No es bueno iniciar el proceso caliente y pensando en las consecuencias negativas que puede acarrear este problema.

1.- Escribe tus emociones

Los primeros pasos que tienes que dar para poder afrontar esta situación y salir más fuerte es escribir. Por norma general te diria que agarres papel y boli pero si eres un perfil más digital quizás puedes abrir Notion, Evernote, o cualquier editor de textos.

A partir de aquí empieza a apuntar todas las cosas que te vengan a la cabeza. Desde los buenos momento a los malos momentos. Incluso puedes hacer retrospectiva y tratar de evaluar mes a mes cómo se han dado los acontecimientos.

Esto te va a ayudar en el proceso de entender la situación, entender las emociones del cliente perdido y especialmente te va a ayudar a poner en orden tus emociones.

2.- Añade una capa de autocrítica

Lo segundo que hay que hacer es hacer un proceso de autocrítica, esta es la parte más importante. Si crees que lo has hecho todo bien no vas a poder sacar nada positivo de la situación vivida.

Es importante que anotes todas las cosas que has podido hacer mal y que le des una vuelta a lo que podrías haber hecho. Esta parte debería quedar consolidada dentro de tus aprendizajes para no incurrir en los mismo errores en el futuro.

3.-  Escribe una carta

Es importante aunque no se la mandes que redactes un texto agradeciendo al cliente la relación contractual que habéis tenido durante este tiempo y que dejes la puerta abierta a futuras colaboraciones.

Puede parecer una tontería pero al ser la última comunicación que vas a tener con el cliente va a ser positiva para él y esto va a hacer que en algún momento quedé el buen recuerdo y te pueda recomendar. Incluso si ha quedado descontento.

4.- Recolecta datos

Esta parte no es muy ética, pero suele hacerse. NO estamos hablando de robar las bases de datos. Aquí estarías incurriendo en un delito penal. Hablamos de que investigues lo que le ha funcionado y lo que no. Especialmente sobre tu trabajo. El valor que has aportado, como ha sido, el impacto que has tenido, etc.

Esta parte es importante para después analizar una vez más si podías haber hecho las cosas de otra forma obteniendo mejores resultados.

Esto puede que te parezca absurdo pero se trata de otra palanca que te va a ayudar en tus siguientes clientes. Esto va de aprender, de mejorar y de que las siguientes nuevas oportunidades las puedas aprovechar aún más.

5.- Busca un nuevo cliente

Una vez realizados estos pasos es momento es arrancar un nuevo proyecto. Seguro que te van a llegar más clientes. No desperdicies otra oportunidad y aporta el valor que no has podido aportar en tus anteriores experiencias.

Comentarios